18C5A969-B6D2-47B1-865F-1149CA9BF583-1024x575
GEORGE MARGI

GEORGE MARGI

Cuatro Pilares de Tenis

En este artículo vamos a hablar de cuatro pilares de tenis que tienen mucha importancia como a corto, asimismo a largo plazo en el desarrollo y la actuación de un jugador. Esos cuatro puntos son: Constancia, Colocación (de la bola), Variedad (de los golpes) y PotenciaCada pilar tiene una telaraña de trabajos detrás. Hoy solo nos fijaremos en líneas generales e intentaremos entender la idea básica de cada uno.

Cuatro pilares de tenis en el desarrollo

Hay que tenerlos en cuenta cada día, en los entrenos, en los partidos y también en una programación a largo plazo, como 8-12 años de formación de un jugador. La secuencia de estos 4 peldaños es muy importante y, dependiendo de edad o nivel de juego, se desarrolla alguno de ellos de manera específica. La técnica, el físico, estilo de juego, mentalidad, son cosas que van unidas en muchos aspectos a estos pilares. Desde esta base fundamental luego ya se construye una pirámide de programación para cada jugador.

Los jugadores de mayor nivel tal vez tengan especial preferencia por alguno de estos 4 aspectos del juego y lo pueden perfeccionar a unos niveles superiores, pero nunca se olvidan de otros tres. Igualmente en los niveles junior o amateur, cada jugador, dependiendo de su personalidad, debería trabajar ese lado fuerte que le es más afín. Pero, repito: no deberíamos olvidar la secuencia:

  1. Meter la pelota en la pista
  2. Colocarla
  3. Variar los golpes
  4. Buscar la potencia

Veamos cada uno de estos puntos por separado.

Constancia

El artículo “TENIS, JUEGO DE ESTADÍSTICAS”, explica el significado de meter la bola en la pista. Y aunque eso sea un concepto muy sencillo, parece que la mayoría de los jugadores (y de los entrenadores) lo olvidan demasiado a menudo. Hagámoslo más fácil todavía: si la pelota entra en la pista, entonces estás jugando al tenis y si no, lo siento pero estás malgastando tu tiempo. Y no hay excusas como: no estoy en forma, tengo un mal día, la tensión, la raqueta, el físico, etc. Hasta “acabo de coger la raqueta la primera vez en mi vida” no es una excusa valida. (Hay trabajos cuando se pide al jugador lo contrario: que no se fije en fallos, pero de eso hablaremos otro día).

Normalmente cualquier jugador a cualquier nivel puede pasar muchas bolas al otro lado de la red. El fallo aparece cuando uno sobreestima sus posibilidades y elige un golpe inadecuado a la situación o a su capacidad. Por eso siempre digo que una persona, hasta en su primer día con la raqueta en la mano, puede pasar muchas bolas. Y la clave está en ser práctico.

En los jugadores con poca experiencia también influye el tenis en la tele. Aunque esos partidos de jugadores pro sean parte de nuestra formación cotidiana, también tienen sus desventajas. Muchos toman una idea equivocada de lo que es tenis viendo luchar a esos titanes y olvidando el largo camino que arrastra detrás cada uno de ellos.

¿Qué significa ser práctico en la pista? Los tipos de golpes que tienes que elegir son: desde 100%-dentro, midiendo la seguridad, hasta 60%-dentro / 40%-fuera, como el máximo riesgo. Tienes que medir márgenes y potencia adecuadamente y con tiempo convertir eso en algo intuitivo. Habrá momentos cuando la superioridad de tu contrincante te obligará arriesgarte más, pero entonces tendrás que guiarte por otros aspectos del juego como por ejemplo: estratégico, para salir de esta ratonera lo antes posible.

Y recuerda: siempre es mejor fallar fuera que en la red. No luches contra la red. ¡Olvida hasta su existencia!

Colocación (de la bola)

Después de meter la pelota en la pista, necesitas colocarla, elegir direcciones, alturas. Siempre tienes que empezar de dentro a fuera, de más margen a menos margen, subiendo el riesgo gradualmente si hace falta.

Hay una pregunta que es curioso que respondan los jugadores. Curioso porque parece cosa obvia pero no lo es. ¿A dónde apuntas tus golpes?

Hay dos maneras básicas (y la tercera, de alto pilotaje, de lo que no vamos a hablar aquí). Puedes apuntar sobre una escala de alturas encima de la red, o directamente en el lugar donde quieras que bote la pelota. La primera, por ser la meta más cercana, es más segura. Aquí puedes incluir una gama amplia de golpes desde defensivos a neutro y preparativos (ver artículo: “Dónde apuntas tus golpes”). La segunda es más arriesgada y exige golpes más de definición.

Con la colocación viene la necesidad de tirar golpes con más profundidad. Y aquí también hay unas pautas para seguir:

  1. Margen (encima de la red)
  2. Acompañar la pelota.

Otra vez el primer ejemplo es más fácil para ejecutar y el segundo requiere algún trabajo técnico más detallado.

Entonces, primero tienes que aprender las zonas de la pista, a donde quieras mandar la pelota: cruzado, paralelo, centro; cruzado alto-profundo, cruzado corto, etc… Una vez que domines más o menos aquellas zonas que necesitas para tu estilo de juego, a  la vez, tienes que comenzar el trabajo de tu colocación en la pista y movilidad. Entonces:

  • Movilidad de la bola
  • Movilidad tuya

Estaría bien si dibujases una pista y ahí trazases las zonas que crees que tienes para mandar la pelota y para colocarte. Ver los artículos: “Tu Centro de la Pista”, “Zonas de la pista – General”, “Zonas de la Pista – Resumen”.

Una vez entendida la idea de la colocación (propia y de la bola) ya podemos hablar de…

Variedad (de golpes)

La variedad te hace imprevisible, por consiguiente: difícil de leer. Eso hace que tu contrario este un paso por detrás de ti y no sepa que será lo siguiente que hagas. Hay algunos jugadores top que han basado su juego en ello y lo han llevado a unos extremos difíciles de creer.

Hay tres modos de variedad:

  1. Variar la colocación
  2. Tipos de golpe
  3. Potencia

Aquí vamos a hablar de segundo, de variar los tipos de golpes. Eso implica ampliar tu arsenal. Fíjate si tienes la facilidad de variar alturas, efectos; si dominas cruzados cortos, dejadas; si juegas bien de volea o puedes aguantar peloteos largos de fondo.

Pero mi favorito son golpes sorpresa. Eso son aquellos golpes los que ejecutas contra cualquier pronóstico pero ojo, son golpes casi prohibidos tácticamente. La idea es trabajar desde zonas y posiciones extremas, armas anti-tácticas. Por ejemplo: ¿Qué tipo de golpe elegirías desde 3 metros detrás de la línea de fondo? Es una respuesta fácil: estás en la zona de defensa, así que ejecutarás un golpe alto, con efecto para no dejar que te ataque el contrario y recuperes la posición en tu zona de control. Pero… y si has trabajado un golpe recto desde ahí, y si tienes dominado un golpe de ataque desde esta zona. Técnicamente es difícil y arriesgado pero todo es trabajo. Entonces el contrario estará esperando el golpe típico basado en esquemas tácticas y recibirá un golpe ofensivo. No sería posible efectuar desde ahí un golpe directo a no ser por efecto sorpresa. Pero recuerda: lo tienes que hacer 1000 veces y trabajarlo en los entrenos antes de que decidas hacerlo en el partido.  Y recuerda, si le acostumbras al contrario perdería ese efecto sorpresa y ya no le haría daño.

Otros golpes parecidos pero más usados son golpes en carrera. La típica derecha en carrera de Sampras o la novedad en tenis de Nadal: posiciones extremas – golpes de agresividad inesperada.

Pero volvamos a nuestro artículo. La variedad de golpes y el arsenal amplio hacen de ti un jugador imprevisible y peligroso. Aunque ten cuidado en una cosa: muchas veces pasa que uno intentando despistar al contrario se despista a sí mismo. Ese tipo de juego, si no lo tienes bien trabajado, te producirá más fallos de lo normal. Por eso recuerda otra vez la secuencia:

  1. Meter la pelota en la pista
  2. Colocarla
  3. Variar los golpes

 

Y ahora hablemos de potencia (en la segunda parte).

Share this post

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on vk
Share on email
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Categorías

Facebook

YouTube